¿Qué es el éxito estudiantil? ¿Y cómo puedes medirlo?

Si tu misión es contribuir al éxito estudiantil en una institución educativa, es muy posible que te interese este blog. En él hablamos acerca de la dimensión del concepto de éxito estudiantil, cómo definirlo y medirlo dentro de tu institución para que después puedas tomar decisiones oportunas al respecto.

Si has llegado hasta este blog es porque, probablemente, estés interesado en las tendencias que definen, hoy en día, la Educación Superior y Continua, y el papel que juega el éxito estudiantil en ellas. Pues bien, no estás solo. El éxito estudiantil, así como la capacidad para definirlo, entenderlo en toda su dimensión y medirlo, se ha convertido en una de las principales misiones de las universidades e instituciones educativas de todo el mundo.

Es una misión que comparten con Nimbi, aunque desde aquí lo hacemos desde otro enfoque, el de proporcionar un sistema tecnológico completo de acompañamiento de los estudiantes para que estas instituciones puedan gestionar información crucial, y accionable, sobre los momentos de mayor riesgo de abandono, los progresos realizados, etc. De esta manera, los coordinadores estudiantiles o profesores son capaces de proporcionar al alumno un apoyo personalizado, justo cuando más lo necesita sin importar la cantidad de estudiantes que tengan.

La razón detrás de esta tendencia, que consiste básicamente en convertir al estudiante en el centro de todo, tiene que ver con una amplia variedad de factores. Éstos son muy diversos y van desde los cambios demográficos de los estudiantes, los fondos que reciben las instituciones educativas según el rendimiento de los mismos, hasta la mayor disponibilidad de datos como consecuencia de la entrada de modelos de enseñanza híbrida u online en la Educación Superior y Continua.

Debido a la relevancia de este concepto, lo citamos con frecuencia no solo en la misión de Nimbi, también en las publicaciones de nuestras redes sociales o blogs. Por eso, nos gustaría tomarnos un momento para profundizar en su significado, con el objetivo de que puedas entender su dimensión y, si forma parte de tus responsabilidades, medirlo y tomar las medidas oportunas dentro de tu institución.

¿Pero qué significa realmente el éxito estudiantil?

Para muchas organizaciones educativas significa graduarse a tiempo teniendo en cuenta todos los factores de naturaleza académica y no académica que intervienen, como son recibir información adecuada sobre los créditos necesarios para finalizar una determinada carrera o las posibles barreras financieras que impiden al alumno seguir estudiando, por citar algunos.

Sin embargo, el término es mucho más complejo de lo que a priori parece porque, más allá del objetivo de graduación, muchos estudiantes tienen otros elementos de motivación, como el de la empleabilidad al graduarse u obtener una formación de calidad que les permita convertirse en miembros productivos de la sociedad, que muchas veces no se tienen en cuenta o se miden.

Por tanto, cuando se habla de este concepto, hay que fijarse no sólo en los porcentajes y cifras de la retención y graduación, sino también en la experiencia del estudiante durante el proceso educativo, lo cual incluiría cosas como el sentimiento de pertenencia, las habilidades adquiridas con la puesta vista en el ámbito laboral, etc. Es decir, los porcentajes de fuga o retención nos proporcionan información muy valiosa, pero no ofrecen explicación alguna sobre los porqués detrás de ellos y en el futuro no nos permitirán corregir cosas que no están funcionando. Esto se consigue sólo a través de un sistema de software completo, como el de Nimbi, que recorre el viaje del estudiante, desde que se matricula hasta que se gradúa, utilizando modelos predictivos que acompañan las diferentes etapas de ese viaje y te permite accionar sobre los datos que indican quienes están en mayor o menor riesgo de fuga.

Cómo medir el éxito estudiantil

Teniendo en cuenta todo lo anterior y sin perder de vista que el éxito estudiantil depende de la naturaleza de la institución (pública o privada), su misión, el tamaño, así como el perfil de sus alumnos, te proponemos unos objetivos o pasos a seguir para empezar a definirlo y medirlo, y que luego puedas tomar decisiones al respecto.

Objetivo 1, define cómo quieres medir el éxito estudiantil, teniendo en cuenta el punto de vista del alumno y su experiencia.

  • Averigua, cómo los estudiantes de tu institución definen el éxito. ¿se están teniendo en cuenta elementos motivacionales como la empleabilidad?
  • Plantéate cómo los procesos y sistemas de tu institución apoyan e incentivan el éxito estudiantil de tu organización, ¿están considerando demasiado los aspectos negativos o celebran también los logros de los alumnos?
  • Busca maneras de incentivar que los estudiantes conozcan y formen parten de tus iniciativas de éxito estudiantil.

Objetivo 2, mide lo que es más valioso para el alumno y su experiencia.

  • Asegúrate de que estás midiendo no sólo las cifras de retención o graduación, sino también los indicadores que te permitirán explicar esas cifras y dirigir el curso de tus acciones para seguir mejorando tus programas de éxito estudiantil.
  • Averigua si las alertas que reciben los alumnos están siendo útiles para conseguir sus objetivos de éxito estudiantil.
  • Examina si los datos que obtienes de tus alumnos están correctamente segmentados o desagregados para identificar contextos concretos o grupos de mayor a menor riesgo.

Objetivo 3, actúa con la ayuda de la tecnología y la colaboración de toda la institución.

  • Plantéate si tu institución cuenta con un sistema tecnológico o plataforma capaz de que la información fluya y puedas dar respuesta a todos los puntos anteriores, así como obtener datos que permitan la mejora continua y eficiencia en la gestión del éxito estudiantil.

Experimenta el impacto de tener una plataforma de datos integrada, análisis predictivo y gestión de casos para tu institución.

Agenda una llamada

Articulos relacionados

Los costos ocultos de la sobre intervención a estudiantes en la educación superior

¿Estás midiendo de forma adecuada las intervenciones de retención en tu institución? Ojo, porque si no las mides analizando sus resultados, podrían tener efectos perjudiciales para la motivación del estudiante y del personal.

Leer más

Por qué hay que personalizar la experiencia estudiantil desde el reclutamiento

Las cifras de matriculación siguen cayendo y es necesaria una reinvención de la experiencia estudiantil, empezando desde el reclutamiento y utilizando la tecnología para personalizarla.

Leer más